Ásanas para todas aquellas personas que sienten rigidez, tensión y no logran relajarse.

Estamos siempre quejándonos de dolores de espalda, ya sea malas posturas ó por contracturas. Vivimos muy tensos y a veces estamos mal sentados, en la oficina, en casa, frente a la computadora, entonces vamos a dar unos “toquecitos mágicos” para poder sentirnos mejor.

Como primera medida, cuando nos sentamos, observar de  tener la columna bien recostada sobre la silla, dorsal hasta lumbar contra el respaldo, tratar de poder mantener los hombros relajados pero hacia atrás, nunca una forma erguida y tensa, debe ser sosegada. Las piernas con los pies descansados sobre el piso. Esto va a traer una nueva forma de equilibrar y un modo de estar establecidos en un cómodo asiento y no sentir que todo nos duele. Aprender a  tomar conciencia que cualquier actividad que hagamos en tensión siempre traerá una consecuencia, sé que es difícil regalarse un tiempo, pero no imposible y viene muy bien un mimo a nuestra persona.

ejercicios contra rigides

Vamos a dar unos sencillos ejemplos:

Si estamos sentados,  antes de ponernos a realizar cualquiera acción, comenzamos aflojando el cuello, bajando el mentón al esternón (pecho) con suavidad estirando la zona cervical, tomando una expiración por nariz y exhalando por nariz cuando vamos a dejar caer nuestra cabeza , luego llevarla hacia atrás como lo hicimos antes, inhalando suave y soltando cuando volvemos hacia adelante seguimos dejando caer hacia el costado derecho y al costado izquierdo, respetando la respiración, tomando como referencia inhalar al comenzar y exhalar cuando terminamos la serie.

Si estamos parados, otro ejercicio muy bueno es: los pies descalzos sintiendo los apoyos de talones, metatarsos y dedos, dejando que el peso del cuerpo descanse sobre ellos, dándonos cuenta de cómo vamos aflojando, aligerando, una vez hecha esta aceptación observamos el resto del cuerpo y  relajamos no olvidemos nunca de ayudar cada movimiento con una buena respiración, llevamos el torso a un lateral  hasta donde se pueda con la elongación, un lado y el otro acompañando con la cabeza , estirando suavemente el cuello, luego vamos torso hacia adelante y hacia atrás acompañando con  la zona de cintura  sin rigidez, este ejercicio lo repetimos por lo menos tres veces de cada costado, izquierda, derecha.

Si estamos acostados, el ejercicio es boca arriba, cerrando los ojos y dejando los músculos de la cara relajados, la columna bien apoyada sobre la manta ó colchoneta, si eligen el piso directo, también puede ser, todo el cuerpo debe estar entregado al descanso, brazos a los costados del cuerpo separados un poco de los laterales, sueltos, hombros apoyados, espalda, sentir como la columna se va estirando desde las cervicales hasta la zona lumbar y coxis, glúteos flojos, piernas y pies bien flojos los dejamos caer a los lados. Solo nos concentramos en la respiración, como ingresa el aire por la nariz y recorre el aparato respiratorio para luego salir exhalando toxinas, también por nariz, haciendo una limpieza de nuestro oxigeno, liberando lo que no sirve al exterior.

Nuestra abstracción debería estar elevada a desechar pensamientos que nos perturben, tratemos de imaginar un paisaje, un lugar que nos guste, dejemos que la imagen nos traslade a ese espacio donde nos hace feliz estar, cuando volvamos al aquí y ahora veremos la diferencia, como un ejercicio nos puede liberar de ataduras y tensiones, para sentirnos bien y poder compartir la alegría y la paz que esto nos trae.

Acerca de Gladys Noemi Grossi 4 Articles
Soy instructora y profesora de yoga. Amo la tranquilidad, la vida al aire libre, la naturaleza, me encanta cuidar de mis plantas, es un cable a tierra de todas formas que se la vea. Soy curiosa e investigo sobre todo lo que me genere duda. También tejo, hago dibujo y pintura.
Contacto: Sitio web

Comentarios

Comentarios

Comentarios