Limpiar la casa de energías negativas, paso a paso

Limpiar la casa de energías negativas, paso a paso

Limpiar la casa de energías negativas, paso a paso

Limpiar la casa de energías negativas, paso a paso. Aprocvechar las energías.

Por: Natalia Vidoz.

 

Hay veces que sentimos que estamos demasiado cargados de energías negativas, y que nuestras actividades habituales suelen complicarse más de la cuenta. Nos puede pasar que nuestra casa, particularmente, se perciba con sus energías estancadas. Para renovarlas y cambiar las vibraciones, podemos hacer una limpieza energética nosotros mismos.

Los expertos nos enseñan cuáles son las señales de que la casa necesita una limpieza energética. Si al llegar al hogar se siente un profundo cansancio, si hay muchas personas circulando por algún motivo (si se trabaja en casa o si se realizó una reunión social), cuando cuesta conciliar o mantener el sueño y aparecen las pesadillas

También son signo de alerta si se oyen ruidos, se ven sombras o los animales de la casa se alteran sin razón aparente. Otros sucesos como la avería frecuente de distintos aparatos domésticos, o las “rachas” de problemas domésticos sin final (cañerías rotas, cortocircuitos, goteras, problemas normales en una casa pero que aparecen con llamativa frecuencia).

Una limpieza energética equilibrará efectivamente las energías, al tiempo que nos dará la sensación de que realmente estamos haciendo algo para cambiar lo que nos rodea.

Pasar un trapo con agua y vinagre por los pisos es uno de los rituales de limpieza más populares y conocidos, recoredemos realizar el movimiento de limpieza de derecha a izquierda, empezando por los últimos ambientes de la casa y finalizando en la puerta, y haciendo hincapié en espacios oscuros de poca circulación, rincones, lugares que permanecen cerrados, dado que allí suelen acumularse energías densas.

El segundo paso es sahumar la casa, utilizando un recipiente resistente al calor, carbones pequeños y hierbas (todo suele venderse en santerías, al igual que mezclas de hierbas especiales para esto). Algunas combinaciones llamadas “mezclas de los 7 poderes” son recomendables pues concentran varias a la vez. El incienso y la mirra son clásicos para limpiar la casa, se les puede sumar enebro, romero, perejil, artemisa, ruda, entre otras.

Se sugiere sahumar un día soleado por la mañana, durante la fase de la luna menguante, que es la ideal para limpiezas físicas, psíquicas y del hogar. Se debe comenzar en la última habitación de la casa, la que se encuentre más lejos de la puerta y dejar que el humo alcance cada uno de los rincones, especialmente las esquinas, placares y si es posible, cajones que hayan sido abiertos previamente. Seguir por cada habitación y pasillos, siempre de adentro hacia afuera y de derecha a izquierda.

Si el humo cambia de color o dirección de pronto, es porque ese rincón necesita más limpieza, hay que permanecer allí por más tiempo. Mantener puertas y ventanas abiertas todo el tiempo, dejando para lo último los bordes de la puerta y se quitando intencionalmente la energía hacia afuera.

El siguiente paso es rociar los zócalos y rincones con agua bendita para remover energías estancadas.

Para rincones especiales, se puede bendecir un poco de sal gruesa en un plato y dejar allí donde se sospeche la presencia de entidades extrañas y no deseadas,  hacer este paso de día y con las ventanas abiertas.

Las puertas y ventanas deben estar protegidas para evitar que reingresen las malas vibraciones. Los populares llamadores de ángeles son ideales para las ventanas, son protectores, mientras que en las santerías y tiendas esotéricas suelen vender protectores para puertas, algunos con formas de estrellas de cinco puntas, otros con el símbolo del OM o el yin y yang. Las herraduras colgadas son un amuleto histórico y tradicional de protección.

 

La ruda es de las plantas más energéticas, comúnmente utilizada en rituales de protección y purificación. Una buena idea es colocar dos rudas en la entrada del hogar, una macho y una hembra. La ruda macho debe ubicarse a la izquierda de la puerta y la hembra a la derecha. Filtrarán las energías negativas del exterior.

Un hogar limpio, bien aireado, bien iluminado, donde no haya acumulación de objetos ni muebles que no han cambiado de lugar por años, será un espacio donde las energías sanas fluyan favorablemente. Es decir que la limpieza y el orden terrenales son el paso de purificación más básico que no nos puede faltar jamás en nuestra casa.

 

Comentarios

Comentarios

Comentarios