La Geometría Sagrada como una manera de comprender al ser humano en el universo

La Geometría Sagrada como una manera de comprender al ser humano en el universo. Conceptos Fundamentales Una de las preguntas más frecuentes a las que me enfrento es a la vez la más profunda: Qué es la Geometría Sagrada?. Responder a esta simple pregunta no es nada sencillo, considerando el hecho de que mientras más […]

Resulta interesante también:

El Ser humano debe volver a aprender a observar la Naturaleza
Canalizaciones. Isabel de la Fuente. Ashtar Sheran y sus mensajes.

La Geometría Sagrada como una manera de comprender al ser humano en el universo.

Conceptos Fundamentales

Una de las preguntas más frecuentes a las que me enfrento es a la vez la más profunda: Qué es la Geometría Sagrada?. Responder a esta simple pregunta no es nada sencillo, considerando el hecho de que mientras más profundizo en el tema más va quedando claro que nunca podré dar una respuesta suficientemente amplia y absoluta. La Geometría Sagrada es como la vida misma, permanentemente fluctuable, rica, sorprendente y mágica; y, aunque como las mejores construcciones, se asienta sobre firmes cimientos, las relaciones que conlleva con todo, son infinitas.
La Geometría Sagrada es un lenguaje universal. Puede ser matemático, geométrico, puede tocar la física, la química, la medicina, la astrología  y otras muchas  áreas del conocimiento humano, sin que por ello tengamos que conocer mucho de ciencias. El objetivo fundamental es que busca que comprendamos los llamados principios puros de la vida, que son igualmente válidos en nuestro querido planeta tierra, en Orión, Sirio o las Pléyades. Todo lo que es verdaderamente sagrado, que en realidad quiere decir que es auto sustentable en el tiempo y en el espacio, reposa delicadamente sobre estos mismos principios puros,  encerrando, a la vez, un poderoso conocimiento que nos ayudará a conocernos a nosotros mismos, saber de dónde venimos y hacia dónde vamos.

La Geometría Sagrada se enlaza con los conceptos más revolucionarios de la ciencia, pero no porque los nuevos descubrimientos humanos la hayan encontrado (ella siempre ha estado en el mismo lugar!) lo interesante es confirmar que los avances científicos empiezan a confirmar lo que por miles de años diversas culturas ya habían dicho. Hablo, por ejemplo, del fabuloso conocimiento matemático y astronómico de los Mayas, los Inkas o los Egipcios, de su asombroso conocimiento arquitectónico. Hablo de lo que desde hace décadas la Física Cuántica sostiene respecto a la naturaleza de la materia. Hablo de lo que se ha escrito en los textos sagrados más antiguos de nuestra civilización, como los Vedas o El Kybalion. Más allá de cualquier tipo de discusión o especulación, queda claro que la Geometría Sagrada es el “Gran Contenedor” de lo que nosotros interpretamos como realidad.

Desgraciadamente, encontrar el equilibrio adecuado entre una postura sólidamente científica, pero a la vez abierta a nuevas opciones y posibilidades y posturas llamadas espirituales que tengan suficiente rigor científico, no son comunes de encontrar. Sin embargo, es bueno mencionar que existen muchos científicos e investigadores que están trabajando muy duro para elaborar nuevas teorías que finalmente logren lo que Albert Einstein dejó como posibilidad inconclusa: Una Teoría de Campo Unificado, que es la forma más perfecta de comprender los procesos de creación, materia, tiempo y espacio, etc.

Cuando profundizamos en este tipo de conocimiento, comprendemos que muchas cosas del pasado se unen en el presente y nos proyectan hacia el futuro. Sin embargo, el aspecto más importante que considero es el que nos debe de servir como guía, es el que empiezas a comprender que el ser humano es parte de todo y que no hay ninguna razón para que nadie se sienta separado de nada. Sentir lo de “dentro como lo de fuera” es una de las claves de la existencia de todo ser vivo.

Entrar en este proceso (finalmente, es bueno saber que no existe otro tipo de proceso vital!) permite que tu percepción cambie, empezando a recuperar tu poder personal,  que es, exactamente, no lo que tú crees sobre tí mismo (y la raza humana) sino lo que verdaderamente eres. Todo aquello que te ayuda a recuperar tu poder personal es sagrado. En la medida en que recuperamos nuestro poder personal, conociéndonos a nosotros mismos y por lo tanto comprendiendo el universo y muchos conceptos que habían permanecido ocultos, dejamos todo tipo de muletas, sean estas emocionales o mentales. No necesitamos religiones, sectas, maestros y gurúes. Simplemente descubres que todo el potencial creador, todos los universos, dimensiones, posibilidades y manifestaciones están dentro de ti, esperando que las manifiestes.

Este es un viaje único que te ha estado esperando toda la vida. Eres tú el protagonista, el director, el camarógrafo, el guionista, y no hay nadie que te juzgue o te condene más que tú mismo.

Principios Fundamentales:

En mis cursos de Geometría Sagrada, siempre comienzo por un concepto fundamental que se llama número o secuencia Fibonacci*, que es el apelativo dado a un asombroso matemático italiano cuyo verdadero nombre era Leonardo de Pisa y que vivió en el siglo XII. Su padre, comerciante, lo acostumbró desde pequeño al manejo de los números y es por demás seguro que en algún momento haya establecido contacto con las matemáticas árabes y muy probablemente la secuencia que lleva su nombre responda a dicha influencia.

La secuencia es la siguiente:

0,1,1,2,3,5,8,13,21…..

Siempre se empieza por uno y los números siguientes son el resultado de sumar los dos anteriores. Cuando avanzas en la progresión y divides dos números, ya sea el anterior por el posterior o viceversa, el resultado se aproxima a 0.618 en el primer caso (Por ejemplo, al dividir 5/8) y a 1.618 en el segundo caso (Por ejemplo si dividimos 13/8). Esta cualidad aritmética no es nada casual porque ese número es muy poderoso y fundamental para la vida. Se le llama número Aureo o número de Oro. Ha sido utilizado por muchas civilizaciones a lo largo de la historia de la humanidad y es un número fundamental que sostiene muchos procesos biológicos en el universo.

¿La secuencia Fibonacci puede verse reflejada en la naturaleza? Efectivamente, y eso la hace sagrada. Cuando apreciamos el desarrollo de una planta, la ramificación de un árbol, la cantidad de pétalos que tiene una flor y nos damos cuenta que siempre coinciden con uno de los números de esta progresión, entonces debemos de tomar especial atención ya que la vida nos está queriendo decir algo. Nos está indicando algo importante. Esta “organización” del crecimiento de los vegetales se llama Filotaxis (por lo visto “Fi” se repite mucho. ¿Otro guiño del universo?). La naturaleza, en su inmensa sabiduría, ha encontrado la manera de recibir la mayor cantidad de luz solar, y al mismo tiempo no estorbarse.

Esta progresión también puede aplicarse, por ejemplo, al desarrollo de un panal de abejas o al análisis de crecimiento de una familia de conejos. Como dato anecdótico, fue utilizada en el libro (y en la película) “El Código Da Vinci”, que tanta repercusión tuvo hace algunos años.

 

Proporción Aurea – Corte Sagrado

Volviendo al tema del número de Oro, que mencionamos hace un momento, cuyo valor es 1,618… (a este tipo de números se les llama “irracionales” no porque carezcan de buen juicio sino porque son infinitos) también se le conoce con el nombre de número Phi (simbolizado por un círculo atravezado por una línea) y debe su nombre al escultor y arquitecto del Partenón**, de nombre Fidias***. El templo, dedicado a la diosa Atenea, posee unas proporciones perfectamente calculadas y que lo relacionan con dicho número.

 

Símbolo de Phi (Fi)

Personalmente pienso que este hecho no es una mera casualidad. Si todo puede ser interpretado como un determinado tipo de “onda”, una construcción puede ser la manifestación de una determinada “longitud de onda”, en este caso, una que sintoniza perfectamente con el número Phi (1,618…). Como veremos en artículos posteriores, este hecho se enlaza perfectamente con las características más íntimas de la naturaleza humana y de los patrones que se repiten en el universo.

Cuando mencionados el concepto de los principios puros, dijimos que eran todos aquellos que demostraban bajo qué proporciones y mecanismos se manifestaba la vida. Ese criterio, aplicado a la arquitectura demuestra que un determinado patrón geométrico puede sintonizarse mejor con la fuerza de vida mientras otro tipo de construcciones simplemente no lo hace.

La Geometría Sagrada se demuestra infinita en su desarrollo y visión del mundo, del ser humano y de la realidad. Nos permite obtener todas las claves necesarias para “decodificar” la realidad, brindándonos la libertad que sólo da el conocimiento. Sólo la verdad los hará libres, dijo el Maestro Jesús. Nada más cierto tratándose de un conocimiento inmortal e imperecedero.

Notas:

* Fibonacci es la contracción de Filius Bonaccio (hijo de Bonaccio) como era conocido su padre.

** Es irónico mencionar que la parte frontal del Partenón está actualmente en el museo británico, un lejano recuerdo del Imperio Británico y su mala costumbre de depredar restos arqueológicos por donde pasaban.

*** Aunque se considera a Iktinos y Kalícrates como los arquitectos del Partenón, todo el proyecto estuvo bajo la supervisión de Fidias.

La Geometría Sagrada como una manera de comprender al ser humano en el universo

Desde hace unos años se especializa en Geometría Sagrada y dicta cursos sobre el tema. Colaboró en el primer libro que se hizo sobre el tema de los niños índigo, editado por la Fundación Indi-go de Ecuador. Coautor del libro “Niños Indigo y Cristal: preguntas y respuestas” y de “El Pensamiento Cuántico”. Además, es Terapeuta Sacro Craneal, Cristaloterapeuta y Maestro de Reiki.

Comentarios

Comentarios