El elefante sagrado, talismán para atraer fortuna, prosperidad y resistencia

talisman de elefantes

talisman de elefantes

El talismán con la figura de elefante es muy usado en el esoterismo, ya que se trata de una imagen cargada de buenas energías y simboliza prosperidad, fertilidad, buena fortuna, longevidad, resistencia y sabiduría, para varias culturas orientales.

Para los hindúes el elefante representa al dios Ganesha, un ser con cuerpo de hombre y cabeza de animal. Esta deidad es venerada en busca de prosperidad para el hogar así como para consolidar lazos familiares, además de pedir fortaleza para superar cualquier obstáculo.

Para los chinos que practican Feng Shui los elefantes como amuleto se relacionan con la fortuna, con el poder adquisitivo, directamente con el porvenir económico. Esto es porque en la naturaleza los elefantes beben agua, se sumergen en ella y toman largos baños. Para esta corriente oriental, el agua es símbolo de vida, por lo tanto de prosperidad y como se la puede contener en algún recipiente, puede contenerla un fruto, o un lago en la montaña, el elefante también lo hace con su trompa; en consecuencia aconsejan tener en el hogar figuras de elefantes dorados, para generar fortuna.

Los budistas por su parte veneran al elefante blanco. Primeramente porque la madre de Buda lo engendró mientras soñaba con un elefante de ése color. De ahí que se lo considere símbolo de fertilidad, y se acostumbre colocar figuras de elefantitos blancos en las habitaciones de mujeres en busca de bebés, o de que se lleven consigo talismanes, con el mismo motivo. Además se dice que en el legendario Siam su rey montaba sobre un elefante blanco como muestra de poder; de ahí que se lo identifique con riquezas y éxito.

Podemos decir entonces que, la existencia de amuletos con forma de elefante nace en el oriente, con la creencia en que estos magníficos animales míticos funcionan como atractivos de prosperidad y buena suerte.

En esta figura hay que prestar atención a los colmillos, que deben estar siempre hacia arriba, simbolizando fuerza, defensa contra situaciones adversas y seguridad en sí mismo. También es importante la posición y forma de lo trompa. Algunas de estas culturas sostienen que si lo que se persigue es el trabajo, fama y lograr hacer fortuna, la figura debe tener la trompa enrollada hacia bajo de modo de poder atravesarle un billete de baja denominación (doblado) a manera de imán para atraer más dinero. En cambio sí se busca un embarazo o la fortaleza individual y familiar, la estatua del paquidermo debe tener la trompa doblada y apuntando hacia arriba.

El elefante tiene su amuleto, y es uno de los tantos animales que se veneran por su gracia, belleza, grandeza y positividad. Ya sea teniendo una estatuilla representándolo en casa, o llevando un dije consigo, este talismán es un ícono de buenas vibras.

Comentarios

Comentarios

Comentarios