Las decisiones románticas y su relación con Venus

Manti001

 

Un estudio ha enlazado las decisiones que toman las personas en relación al amor y Venus. Así lo asegura el astrólogo Paul Westran, que ha desarrollado una teoría acerca de las relaciones que se desarrollan en esta forma.

En un estudio riguroso que le ha tomado ocho años de trabajo y la participación de 1300 parejas, Westran examinó las correlaciones entre las alineaciones planetarias y los acontecimientos reales en la vida de las personas. Los resultados son sorprendentes.

La investigación de Westran no apoyó la idea popular de que ciertos signos solares son más compatibles (entre sí) que otros. Pero sí encontró evidencia de que Venus, el planeta que los astrólogos identifican tradicionalmente con el principio de atracción, parece tener un impacto en las relaciones personales de manera predecible. Recordemos que estamos hablando de un estudio científico que está dando prueba fehaciente de la influencia planetaria en los seres humanos. De esta manera, este científico apoya la idea de que las alineaciones angulares entre los planetas, lo que los astrólogos llaman aspectos (o fases), parecen funcionar de la manera que los astrólogos dicen que debería. Él también encontró apoyo estadístico para el método que los astrólogos llaman sinastría, que compara las alineaciones angulares entre los planetas en las cartas natales comparadas o los horóscopos. Por lo general, esta técnica se utiliza para evaluar la posible compatibilidad entre las parejas.

Westran también demostró que los planetas que se adelanten o se muevan por delante utilizando lo que los astrólogos llaman “técnica de progresiones secundarias” están significativamente más implicados en la puesta en marcha de las relaciones de lo que se sospechaba.

 

Sobre la Sinastría y otras preguntas

En el estudio, los aspectos favorables entre el Sol y Venus aparecieron en las listas de éxitos de sinastría en la comparación de parejas con mucha más frecuencia de lo esperado. Este constituye un hallazgo importante para la astrología, pero Westran tenía otras preguntas. Por ejemplo, ¿hay una mejor explicación astrológica de por qué los niveles de intensidad en las relaciones tienden a crecer y menguar la forma en que lo hacen? ¿Pueden los astrólogos determinar con mayor precisión no sólo que pueden ser atraídos a quién sino cómo la relación podría progresar con el tiempo?

Westran cree que la principal conclusión que emerge de su estudio es que los aspectos referidos a la sinastría progresiva son indicadores poderosos de cómo las relaciones van a evolucionar con el tiempo. Él compara la sinastría natal a una fotografía o un mensaje fijo al tiempo. Aspectos de la sinastría son como una película con un principio, medio y final definible. De esta manera, en la carta natal de la pareja, Venus no puede estar formando un aspecto importante con el sol. Pero esto ya no puede ser el caso 30 años más tarde, cuando la pareja se conoce por primera vez. Ciertos aspectos pueden observarse en la formación de modo dinámico. En su estudio, Westran fue capaz de demostrar que progresan aspectos que la sinastría refleja dinámicamente o se corresponden con los avances románticos de la vida de la gente real.

 

 

Manti004

Cómo realizó su estudio

Para la investigación, Westran necesitaba datos precisos respecto al nacimiento e información biográfica fehaciente (que se podía confirmar) de los sujetos. La única opción era utilizar figuras y personajes públicos, lo que significaba confiar en gran medida en productos bien investigados como la base de datos de celebridades de AstroDatabank. Sin embargo, cada historia personal necesitaba ser revisada cuidadosamente antes de tratar de determinar si la astrología estuvo de acuerdo con las historias personales de la pareja o no.

Al principio creó matrices de investigación y contó aspectos de forma manual pero con el tiempo desarrolló un software para calcular los aspectos. Sin embargo, durante años fue un proceso manual laborioso. Así es cómo estudió los principales aspectos astrólogos: la conjunción, que se produce cuando los cuerpos celestes están estrechamente alineados en el mismo signo y la oposición, que se produce cuando los planetas son aproximadamente 180 grados de separación, en signos opuestos. También se consideran la compatibilidad, en 90 grados y, en menor medida, el de 60 grados.

De manera convincentemente, el estudio confirmó que los aspectos de sinastría Sol / Venus, tanto natales y progresivos, se presentaron con mayor frecuencia de lo esperado en el inicio de las relaciones. Al tomar en cuenta todas las posibles conexiones entre la sinastría Sol / Venus, las probabilidades de que los aspectos positivos aparezcan tan a menudo como lo hicieron en el inicio de las relaciones eran de 900 mil a 1 contra “el azar”, o sustancialmente mayor que la necesaria para demostrar la significación estadística. Aunque es menos impresionante, ciertas alineaciones en la sinastría de Venus con Venus y Venus con Marte se presentan en el inicio de las relaciones con significación estadística también.

Así es cómo Westran se ha convencido de que los aspectos de la sinastría progresiva son más potentes  e intensos que los aspectos de la sinastría natal. Para llegar a esta conclusión, creó ilustraciones gráficas (y realizó un seguimiento) de los aspectos de la sinastría progresiva. El autor presenta después de los estudios de casos documentados lo que él llama “cartas de colisión”. Utilizando este sistema, muestra dinámicamente las correlaciones entre los aspectos de sinastría progresiva y desarrollo de los acontecimientos en la vida de personas reales.

Existe mucha información al respecto, de la cual vamos a compartir artículos y el libro de autoría del científico si usted desea consultar para continuar incurriendo en esta temática atrapante.

Paul Westran, Why Do Lovers Break Each Others Hearts? The Mountain Astrologer, Septiembre/Octubre 2003.

Paul Westran, Reclaiming the Mars Effect for Astrology. The Mountain Astrologer, Mercury Direct, Agosto / Septiembre 2010.

Paul Westran, “When Stars Collide, Why we love who we love and when we love them”. O Books, 2006.

 

Comentarios

Comentarios

Comentarios