Falsas ideas sobre la meditación

Falsas ideas sobre la meditación

Falsas ideas sobre la meditación

Falsas ideas sobre la meditación. Espiritualidad.

Por Natalia Vidoz

 

No pocas personas tienen el concepto de que la meditación es una práctica para avanzados, que requiere dedicar la vida a ello o retirarse a un monasterio para alcanzar la destreza. Nada más alejado de la realidad. Cualquiera puede meditar y beneficiarse de sus muchas virtudes.

Meditar no es otra cosa que desconectar por un rato aparato mental y salir de la vorágine cotidiana que nos envuelve con sus conflictos y desafíos, desbordándonos más de una vez.

Sin embargo, su objetivo no es poner la “mente en blanco”, sino darle toda nuestra atención consciente, en vez de huir de lo que experimentamos, aún aquello que nos perturba, lo contemplamos sin miramientos, lo abordamos.

Lo que logra la meditación es eliminar los pensamientos automáticos negativos, logrando disminuir su intensidad, pero no porque se lo trate de controlar. Pero al entrenar la atención plena y el enfoque, los pensamientos dejan de moverse por nuestra mente de forma turbulenta, y se encauzan de forma calma. Esto se debe a que existe una relación inversa entre contemplación y pensamientos automáticos: a más de uno, menos del otro. La contemplación es prestar atención plena, sin juicio, a lo que aparece en cada momento.

 

Repasemos entonces algunas de las ideas equivocadas que se tiene sobre la meditación:

  • No se trata apagar los pensamientos, si no de observarlos detenidamente sin aferrarnos a ellos ni rechazarlos.
  • La meditación no busca alcanzar un estado mental especial, sino que deja que los estados mentales surjan y los notemos, pero no los fuerza a cambiar.
  • Meditar no se trata de “entrar en trance” ni de lograr nada sobrenatural, es simplemente estar alerta a todo lo que ocurre en la mente, desde la calma.
  • No es tampoco una forma de controlar la mente, sino de dejarla fluir y observarla detenidamente y sin juicio.
  • No representa un escape, sino que es una manera de entrar en contacto íntimo con lo que ocurre. Es una forma de ver las cosas con mayor claridad y tomar acción más efectiva.
  • En la meditación, no necesariamente aparecerán pensamientos únicamente positivos, sino que pueden ser neutrales o negativos. Todos serán observados de la misma forma, sin juzgarlos.
  • No es una forma de alejarse de lo que ocurre, sino que se le está prestando atención.
  • La meditación, finalmente, no es ni complicada ni extraña, sino una manera muy simple de relacionarnos con nosotros mismos y nuestras experiencias.
  • No te lleva a ningún otro sitio, sino que te trae a este preciso lugar donde estás ahora mismo, prestando atención a lo que ocurre en tu cuerpo, tus pensamientos y tus emociones.

Comentarios

Comentarios

Comentarios