Abrir los chakras mediante los mudras

Abrir los chakras mediante los mudras

Abrir los chakras mediante los mudras

Abrir los chakras mediante los mudras. Espiritualidad.

Por Natalia Vidoz.

 

Los chakras son para la doctrina del hinduismo, los centros energéticos del cuerpo. Una desarmonía en su flujo de energía nos trae toda clase de problemas. Estos canales pueden ser reconstituidos de varias formas, y también existen maestros que se especializan en ello – por ejemplo, el reiki es una técnica para equilibrar nuestras energías –. Aprenderemos, sin embargo, algunas técnicas para abrir aquellos chakras que pudieran estar bloqueados.

El equilibrio energético de los chakras puede normalizarse de varias maneras: a través de la meditación, del uso de ciertos mudras (gestos de las manos, como el de “namasté”, el de orar, que tienen el poder de enviar más energía a un chakra en particular), de la alimentación, de la respiración, de asanas de yoga o de sonidos cantados, asociados a la meditación.

Aprenderemos los mudras o posicionamiento de las manos para conectar con cada uno de los chakras y destrabar sus bloqueos.

Comenzamos por el chakra raíz, Muladhara. Es el más físico, por eso se fortalece con cualquier actividad que hagamos con el cuerpo, como caminar, practicar deporte, yoga, sexo. Expresar en voz alta “estoy aquí”, “estoy de pie”, “estoy en tierra firme” te conectan con este chakra. Para activarlo hay que sentarse en el suelo con la espalda recta y las piernas cruzadas, cerrar los ojos y tocar la punta del pulgar con el índice. Este mudra se llama gyan mudra, y es el de la sabiduría: une el dedo divino (pulgar) con el dedo del yo (índice). Respira profundamente por la nariz tres veces y concéntrate en este chakra, contrayendo y relajando los músculos perineales (los que utilizamos para controlar la orina).

El chakra sacral, Svadisthana, se activa con el mudra que se hace al sentarse con las manos en el regazo con las palmas hacia arriba, la izquierda abajo y la derecha encima, y las puntas de los pulgares tocándose suavemente. Respira tres veces mientras visualizas este chakra, que queda más o menos a 10 cm por debajo del ombligo, en el vientre.

Se desbloquea con ejercicios de rotación, movimiento de caderas y relaciones sexuales placenteras, también con la risa y cualquier libre expresión.

Para el chakra del plexo solar, Manipura, se coloca las manos juntas, como solemos rezar los cristianos, pero llevándolas más abajo de tu estómago, un poco por debajo del plexo solar. Las yemas de los dedos están unidas, y los dedos apuntan hacia el frente; los pulgares se cruzan. Es muy importante que estires bien los dedos. Afirma para tu interior mientras respiras hondo y despacio “estoy dispuesto a soltar mis miedos, acepto enteramente mi poder, tengo control sobre el poder que me ha dado Dios y me permito usarlo al servicio de la luz y el amor”.

El chakra del corazón, Anahata, se abre con té verde, abundantes vegetales frescos, ejercicios de respiración o pranayama, siendo amable y servicial, amando y perdonando. Sentado con las piernas cruzadas, las dos manos con el gyan mudra, la derecha arriba del plexo solar, en la parte baja del esternón, y la izquierda en la rodilla izquierda.

El chakra de la garganta, Vishudha, se activa comiendo abundantes frutas, sacando la lengua, cantando, leyendo en voz alta, moviendo el cuello, gritando en un lugar donde puedas hacerlo sin que nadie te escuche como el bosque, la montaña o abajo del agua.

El mudra se logra entrecruzando los dedos en el interior de las manos, las puntas de los pulgares se tocan y quedan hacia arriba, y se forma un círculo. Respira y concéntrate en el chakra.

Para abrir el chakra del tercer ojo, Ajna, se recomiendan los frutos del bosque (frambuesas, arándanos, moras), también uvas, o tomar vino tinto. Masajear los ojos y los nervios oculares resulta perfecto, así como meditar con mandalas y dibujar formas geométricas con los ojos.

El shakti mudra es el que lo abre. Con las manos en la parte inferior del pecho, los dedos medios se tocan en la yema (apuntando hacia delante) y los demás están doblados tocándose en la primera falange; los pulgares señalan hacia ti y se tocan en la parte de arriba (es el de la foto).

El chakra de la coronilla o Sahasrara, es el que nos conecta con el Todo, se abre con el ayuno, con el perfume de las hierbas aromáticas, con la meditación con mantras y respiración, relajándose con sonidos de la naturaleza.

Coloca las manos delante del estómago, cruza todos los dedos menos los anulares, que estarán estirados y tocándose en la parte de arriba. El pulgar izquierdo debe estar debajo del derecho.

Comentarios

Comentarios

Comentarios