Cuando decidís ser Feliz. La receta de la Felicidad

Cuando decidís ser Feliz. La receta de la Felicidad. Reflexión.

Si estás leyendo esta página es probable que ya hayas leído la primera parte de este libro, en ese caso te será mucho más sencillo comprender y practicar esta receta de la FELICIDAD. También es probable, que salteando lo anterior, hayas venido directamente aquí en busca de soluciones rápidas.

En cualquiera de los dos casos y cualquiera hayan sido los caminos interiores que ya hayas recorrido, te pido que te detengas y te contestes con absoluta sinceridad esta pregunta;

¿Crees que vos mereces ser feliz? ¿Te lo mereces en serio?

Esta es una pregunta clave y su respuesta, lamentablemente, no es obvia. No todos podrán contestarla afirmativamente

La mayoría de las personas que sienten que no pueden o no logran ser felices viven en esa situación porque lo que en realidad creen es que no merecen ser felices.

No importa cuántos buenos intentos realicen. No importa cuántas ganas tengan. No logran ser felices porque están atrapadas en esa convicción  de muerte, en ese error que apenas les permite respirar.

Pensá con que mensajes fuiste educado.

Observá cómo aún hoy se educa a los niños inculcándoles que tienen que se alguien en la vida. Ese ser alguien se relaciona con un título, con una profesión, con una posición social y económica. No se relaciona con la necesidad de ser feliz. Se relaciona con tener y no, con ser. Con hacer y no, con realizarse.

Nunca nos dicen:”tenés que entender quien sos, tenés que descubrir para que estás aquí, tenés que hacer lo que viniste a hacer, tenés que ser feliz.” Somos seres humanos, somos seres divinos y estamos en el planeta para un destino de gloria. Pero, cuando no nos explican esto -y es lo que sucede habitualmente- vivimos con la autoestima baja, vivimos con fobias y miedos, deambulando patéticamente como una hoja sacudida por el viento; y creemos que si hoy nos quieren, la vida tiene sentido y si mañana dejan de querernos, no vale la pena vivir.

Y así, sos un eterno discapacitado emocional.

Vivís dependiendo del estímulo externo; necesitas que te quieran, que te acepten, que piensen bien de vos para que tu propia vida pueda seguir adelante.

Nadie puede ser feliz de ese modo.

Sólo cuando logras entender definitivamente quien sos, ese Tesoro, como lo definió Jesús: “chispas divinas creados a imagen y semejanza del Padre”, podes comprender tu derecho a ser feliz.

Sai Baba nos dice que la autoestima real, no es el orgullo, es la comprensión de quienes somos. Cuando logramos asumir que somos seres divinos, entonces comprendemos que la felicidad es nuestro derecho, comprendemos que la felicidad es  nuestra naturaleza y nuestro destino.

En mi época te decían:”la felicidad está hacha de pequeños momentos” ¿Qué es, entonces el resto del tiempo? ¿LA infelicidad más terrible? ¿La rutina más agobiante? ¿El hastío más árido? ¿El sin sentido?

No. No es así. Hay si, momentos fuertes y elevados de extrema felicidad; el resto del tiempo, que no necesita llegar a esos picos, debe ser de extrema armonía.

Los seres evolucionados, los seres divinos que hoy nos acompañan en este camino nos reclaman que seamos felices todo el tiempo, en cualquier circunstancia, Esa es la única alternativa real: la felicidad es simplemente ser consciente de quien sos. Consciente de tu divinidad. Saberte destinado a la plenitud.

¿Por qué nos merecemos ser felices?

Porque la felicidad es nuestro destino, la felicidad es nuestra naturaleza, la felicidad es nuestra obligación, la felicidad nos llama permanentemente.

El significado interno de la permanente búsqueda de la felicidad reside en que la naturaleza misma del hombre es dicha. El es la encarnación de la felicidad. Si un hombre se siente feliz es simplemente porque se trata de su condición natural. Sai Baba

La felicidad siempre estuvo en nosotros y ya es hora de recuperarla.

¡Pero ahora! ¡Ya! Espiritualidad práctica, no dentro de diez años.

¡Basta de hacer un curso durante años para aprender a saludar, años más para aprender a sonreír, años más para atreverse a salir a la calle con la cabeza alta! ¡La vida es aquí y ahora!

La vida se te va en un minuto o en un minuto te la ganás para siempre.

Este es el momento justo. Dejá de mirar para afuera y preguntarte:

¿Quiero realmente ser feliz?

¿Me atrevo a dar los pasos que conducen a la felicidad?

¿Me atrevo a tomar esa bendita decisión, esa temible decisión; esa jugadísima decisión  que es ser feliz?

Claudio M. Dominguez
Acerca de Claudio M. Dominguez 11 Articles
Conferencista y escritor de numerosos libros relacionados a las terapias alternativas y la espiritualidad. Famoso por haber entrevistado a los más conocidos líderes espirituales. Conduce el programa de radio y televisión: 'Un mundo mejor'.
Contacto: Sitio web

Comentarios

Comentarios

Comentarios