La Ogdóada. Su representación jeroglífica

¿Querés vivir una experiencia multimedia?
Hacé clic antes de leer.


Su representación jeroglífica

Se denomina “Ogdóada” en la religión Egipcia al grupo de dioses creadores en la cosmogonía de Hermópolis, llamados “los Padres y las Madres que Crearon la Luz, y que conformaban una entidad o fuerza primordial en el mito de la creación del mundo, compuesto por ocho deidades , también llamadas almas de Dyehuty (en egipcio) y Thot (en griego), que actuaban juntas, según la cosmología heliopolitana. Este concepto teológico se originó en un importante centro religioso, en Jmun, el principal centro de culto al dios Dyehuty, y que durante el Imperio Nuevo pasó a pertenecer a Amón.

La Ogdóada está conformada por cuatro parejas de dioses, que en conjunto, personifican la esencia del caos líquido primigenio existente antes de la creación del Mundo. Ellas son Nun y Naunet: “las aguas primordiales” o “el caos primordial”, Ket ó Kau y Keket ó Kauket “las tinieblas o la oscuridad”, Heh y Hehet “el espacio infinito indeterminado”, Amón y Amonet “lo oculto” a veces sustituídos dependiendo de los textos y el periodo, y puede ser sustituida por: Tenemu y Tenemet “lo oculto”, por Niau ó Nia y Niaut ó Niat “la vida” “lo indiferenciado”, ó más raramente por Gereh y Gerhet, la carencia. Del océano primigenio emergió una colina, Benben.

El origen de estas deidades primordiales variaba según el lugar de culto. En Hermópolis, son manifestaciones del dios Thot, artífice real de la creación, y denominadas como se menciona más arriba “Las Almas de Thot”. Ellos se encontraban inmersos en el caos primigenio, eran elementos inmateriales que hicieron nacer al Sol del interior de un huevo o de un loto, fecundado por los dioses que permanecían en las profundidades de las aguas. Según el mito habían preparado una colina para que el Sol se posara, en el lugar que los textos denominan “La Isla de las Llamas”.

No existe un texto continuado que amalgame la creación de Hermópolis; para entender esta cosmogonía debemos dirigirnos a fragmentos aislados que pueden encontrarse, entre otras obras, en Los Textos de las Pirámides y en el Papiro Harris.

Un punto curioso a destacar es la veneración de los componentes, ya inertes, de la cosmogonía hermopolitana, después de que llevaran a cabo la creación. Estos recibían homenaje en lugares tales como Medinet Habu (entre otros santuarios), donde poseían un sentido de culto.

A veces, la representación varía y encontramos que los dioses llevaban un escarabajo y las diosas, un disco solar . Las versiones son diferentes, a veces se muestra a los dioses en una posición de adoración, los brazos levantados hacia el dios del sol, recién salido de su nacimiento de una flor de Loto.

Las omnipresencias masculinas de la Ogdóada son representadas también como ranas, o personajes con cabeza de rana, mientras que las diosas son simbolizadas con forma de serpiente, o como mujeres con cabeza de sierpe. También como parejas de monos cinocéfalos, o toros y vacas.

La primera mención de este concepto de la creación ha sido encontrado en el Textos de las Pirámides y la fecha del Imperio Antiguo (de tercero a sexto de Dinastías). Sin embargo, no fue hasta el Periodo Tardío (XXV de la Dinastía XXI) de la tradición hermopolitana que floreció bajo el liderazgo de los teólogos de Tebas.

En un sincretismo entre la doctrina heliopolitana y la hermopolitana, los Textos de los Sarcófagos atribuyen a Shu la paternidad de la Ogdóada, aunque también aparece Shu identificado con el huevo cósmico. En los Textos de los Sarcófagos de influencia más heliopolitana, es Ra el creador, del cual surgen los ocho componentes de la Ogdóada. Según la cosmogonía tebana, tebana, la Ogdóada era originaria de Tebas, fue creada por Ir-ta, hijo de Kamutef, siendo estos dos aspectos diferentes de Amón; luego, las olas del caos primordial la trasladó a Hermópolis, donde sus componentes crearon el sol; luego fueron a Menfis y posteriormente a Tebas donde fue enterrada en Medinet Habu; allí se le adora junto a Kamutef e Ir-ta. En la época ptolemaica, se consideró como creador a Shepes.

Volver a Religión Egipcia

Graciela Ramirez
Acerca de Graciela Ramirez 1257 Articles
Profesora de Astrología. Docente y Ex-Directora de la Escuela Astrologica del Hemisferio Sur, de Ars Magna Universitas, Depto. Didáctico de la Orden del Fuego.
Contacto: Sitio web

Comentarios

Comentarios

Comentarios